jueves, 5 de abril de 2012

Más allá del coaching


Realizado por Francesc Sorribes

Este artículo pretende ser una reflexión personal de este nuevo ámbito de desarrollo profesional llamado coaching.

En este momento, la fuerte demanda en este campo ha desarrollado que cada vez sea más necesaria unos criterios para su acreditación como una subdisciplina dentro de la psicología: Coaching Psychology.

Primero vamos a ver, cuál es la definición y los puntos básicos del Coaching que proponen las asociaciones e instituciones internacionales y la comparación con los presupuestos básicos de la Terapia Racional Emotiva Conductual.

- La Intenational Coach Federation (ICF) define coaching como: “La relación profesional continuada que ayuda a obtener resultados extraordinarios en la vida, profesión, empresas o negocios de las personas. Mediante el proceso de coaching, el cliente profundiza en su conocimiento, aumenta su rendimiento y mejora su calidad de vida”.


A mi modo de entender, la definición del coaching, no difiere de otros modelos de intervención psicológica existentes desde hace décadas, como puede ser la orientación cognitivo-conductual, humanista y la psicología positiva. No obstante, la Terapia Racional Emotiva Conductual ofrece un modelo más amplio de intervención y puede aportar más cosas a esta subdisciplina emergente.

En este sentido, la Terapia Racional Emotiva Conductual (TREC), como en el coaching, porque está orientada al problema-objetivo. Está diseñada para ayudar a las personas a conseguir sus objetivos y metas personales, minimizando sus trastornos emocionales y conductas derrotistas, y fomentando actitudes y valores que permitan a la persona realizarse a sí mismos y tener una existencia más feliz y gratificante.

- A pesar que el coaching no está enfocado a personas clínicas, se ha demostrado que entre el 25% y el 50% presentan niveles altos de psicopatología clínica (Green, Oades y Grant, 2006; Spence y Grant, 2005).


Estas investigaciones demuestran que el coaching tiene una visión demasiado optimista y sesgada del ser humano, como otras orientaciones terapéuticas, ya que se enfocan principalmente en los recursos y talentos que tiene el cliente para solucionar sus problemas y conseguir sus objetivos. La TREC, en cambio, concibe al ser humano en su totalidad, de forma humanística y realista: con un potencial a ser constructivos, pero también con un potencial a ser destructivos a la vez. Por tanto, se trata de un modelo de coaching más completo, ya que contempla y atiende no solamente a la parte constructiva sino también a la parte destructiva, y le ayuda a aceptarse incondicionalmente aunque no consiga sus objetivos.

- Se encarga de mejorar el bienestar y el rendimiento laboral y personal de los individuos que no presenten problemas clínicamente significativos de salud mental o malestar psicológico.


La TREC no es tan solo una psicoterapia basada en la solución de problemas psicopatológicos, sino que es un sistema filosófico orientado a mejorar el bienestar psicológico y a la autorrealización personal.

- Los coaches (personas o facilitadores que guían el proceso de coaching) utilizan una amplia gama de aproximaciones teóricas: cognitivas, conductuales, psicodinámicas, centradas en la solución de problemas…


La TREC es en esencia multimodal. Aunque enfatiza que el cambio profundo viene dado en el sistema de creencias de las persona, utiliza una amplia variedad de técnicas y recursos cognitivos, emocionales y conductuales para facilitar este cambio. No se trata de racionalizar, sino también de sentir y actuar en consecuencia.

- utilizan una metodología basada en preguntas, para ayudar al logro de las metas profesionales y vitales de las personas, bajo la premisa implícita de que el cliente (coachee) posee en su interior las respuestas y los medios para desarrollar las capacidades que le permitirán alcanzar estos objetivos.


El método que utiliza la TREC es activo-directivo, ayudando al cliente a que resuelva por sí mismo sus problemas. Una de las técnicas elegantes de la TREC es el debate socrático o la mayéutica socrática, que consiste en preguntar para hacer consciente a la persona de sus creencias irracionales y encontrar nuevas creencias racionales alternativas que le ayudarán a sentirse mejor, estar mejor y conseguir mejores resultados en sus vidas.

- Reúne elementos de numerosas disciplinas como la filosofía, la lingüística, la biología del conocimiento o la física cuántica, y la psicología.


El origen de la TREC parte también de la filosofía (estoicismo, epicúreo, Marco Aurelio, Taoísmo, Budismo Zen, Bertrand Russell, etc), la lingüística (la semántica general de Korzybski), la biología del conocimiento (Maturana) y la psicología (Karen Horney, Watson, etc).

- Su aplicación en muchas áreas: personal, deportivo, salud, ejecutivo, organizacional, y emprendedores.


Numerosos estudios demuestran la aplicación de la TREC en numerosas áreas como la personal, educativa, deportiva, salud, organizaciones y la clínica.

¿Qué añade la TREC en el coaching?


La TREC añade a la subdisciplina del coaching distintos puntos relevantes para sus objetivos:

A) La distinción entre exigencias versus preferencias


La TREC esencialmente constructivista considera que el ser humano tiene una tendencia innata a tener preferencias y deseos de realización personal, lo que le motiva a mejorar y luchar por sus objetivos, pero también una tendencia innata a convertir mágicamente sus preferencias y deseos en exigencias: “Puesto que deseo tanto conseguir este logro, entonces lo DEBO conseguirlo si o si”.
Esta conversión es mágica porque el concepto deseo o preferencia es totalmente distinto al concepto obligación, imperativo o exigencia, y conduce a sabotear los logros personales debido la fuente de estrés y perturbación que generan.

B) La distinción entre Autoaceptación Incondicional versus Autoestima.


La TREC considera sumamente peligrosa la autoestima o la valoración global del ser, ya que ésta considera la valía del ser humano es condicional en función de sus logros y/o de la aprobación de los demás.
Esta valoración global de uno mismo puede crear una alta autoestima cuando creo o pienso que soy valioso por haber logrado éxitos o tener talentos personales. Esta alta autoestima puede crearnos una sensación de autoconfianza y ayudarnos a conseguir logros a corto plazo, ya que asumiremos más riesgos y seremos más optimistas. No obstante, cómo siempre es condicional, uno deberá mantener esta valía siempre, y por tanto será una fuente de estrés, y lo más probable es que, tarde o temprano, caiga a una baja autoestima cuando fracase en algún logro u obtenga algún rechazo. La caída será tan alta como el pedestal subido.
En cambio, la Autoaceptación Incondicional es la elección de no valorarse globalmente como persona bajo cualquier condición. Aunque fracase una y mil veces en una tarea, seguimos siendo la misma persona, única e irrepetible. Tenemos el potencial de mejorarnos pero no hay seres humanos superiores o inferiores, sino rasgos, talentos o conductas mejores o peores. Nos diferenciamos en aspectos concretos, no en términos de humanidad.
Esta Autoaceptación Incondicional es la fuerza que nos permite a seguir luchando a pesar de los fracaso y rechazos, y a buscar formas alternativas y creativas de solucionar los problemas y conseguir logros. Si no defino mi ser, y me concentro a juzgar o definir mis conductas puedo ser más eficaz en mis acciones, ya que estaré más concentrado en la tarea que en mi ombligo.

C) La importancia del Lenguaje


Hemos dicho que el fundador de la TREC bebió más de los filósofos que de los terapeutas, también, tal y como él reconoce, aprendió mucho de Alfred Korzybski, filósofo y fundador de la Semántica General, y un brillante lingüista. De hecho, Korzybski le predeció al afirmar que no hay percepción sin interpretación y que el ser humano parece más capacitado para pensar y concebir, que para percibir.
La obra maestra de Korzybski “Science and Sanity” afirmaba, al igual que la TREC, que la neurosis y la perspectiva anticientífica son muy similares y que la salud mental y la ciencia hacen migas particularmente, del mismo modo la ciencia emplea la lógica excluyendo la magia y las supersticiones.
La meta de la Semántica General es notablemente similar a la TREC, ambas defienden que si las personas pensaran sobre su pensamiento – reflexionarán – y minimizarán su tendencia “natural” a generalizar y categorizar, podrían librarse de sus limitaciones en el pensamiento y de impresiones del lenguaje, alcanzando así una vida más autorrealizada.

El verbo SER


Quizá el ejemplo más evidente de generalización, es la utilización del verbo ser el cual nos conduce a pensar y hablar de forma imprecisa e irracional.
Los textos de Korzybski animaron a Albert Ellis a abordar el uso del lenguaje con mayor precisión, a fin de ayudar de forma definitiva a sus clientes.
Así, los terapeutas de la TREC solemos interrumpir a nuestros clientes cuando afirman ser personas buenas o malas; ayudándoles a precisar diciendo “soy una persona que hace cosas buenas (por ejemplo, actúo solidariamente) pero también hago muchas cosas “neutrales” o malas (por ejemplo, perjudico a otros)”. Nunca soy completamente “bueno”, “malo” o neutral, porque soy, como ser humano, demasiado complejo y multifacético como para llevar a cabo sólo conductas “buenas”, “malas” o “neutrales”.
En definitiva, el verbo SER no sólo es una generalización engañosa, sino que también conduce a que las personas valoren y evalúen su ego, sus ser y su totalidad, en lugar de evaluar lo que hacen y no hacen. Por ejemplo diremos “actué mal pero eso no me convierte en una persona mala”, si dijéramos yo soy “malo” estaríamos desesperadamente bloqueados, seríamos incapaces de cambiar nuestras conductas y de actuar mejor la próxima vez, en cambio si lo malo es lo que hacemos, normalmente podemos cambiar.
Korzybski, pionero en lingüística, y la TREC muestran que casi todas las personas, en todas las épocas y lugares del mundo cometen graves errores semánticos contribuyendo de ese modo a perturbarse a sí mismos.
¿Cómo? Cuando pensamos de forma imprecisa, nuestro pensamiento distorsionado se introduce a su manera en nuestro lenguaje y después nuestro lenguaje disfuncional nos lleva a ocuparnos de pensamientos más imprecisos.
Albert Ellis afirma: “desde que empecé a practicar la TREC, descubrí que las personas se acostumbran a hábitos deficientes de lenguaje que después interfieren con su aceptación de la realidad (por ejemplo, “non soportantitis”) que después interfieren con su aceptación de la realidad, y también que los individuos son responsables en gran medida de sus propios lenguajes, sentimientos y acciones disfuncionales y que, por tanto, pueden modificarlos.

D) Valores o actitudes racionales


Sería preferible intentar adquirir e interiorizar los siguientes valores o actitudes racionales en nuestro proceso de crecimiento personal:

1.- AUTO-INTERÉS: Tener un interés principal en sí mismo y a poner sus propios intereses ligeramente por delante de los demás. Eso no significa ser egoísta, puesto que éste solamente y exclusivamente piensa en él mismo. Tener un auto-interés no implica no hacer cosas por lo demás, pero no lo haces de manera sumisa y dejando de cuidar de ti mismo.

2.- INTERÉS SOCIAL: Dado que vivimos con personas la mayor parte del tiempo, es bueno tener una actitud ética y de ayuda con respecto a los demás. Procurar por el bien del otro y de nuestra sociedad es también procurar por el bienestar propio.

3.- AUTO-DIRECCIÓN: Asumir responsabilidades, y principalmente las riendas de su vida. Aunque podamos ser ayudados en determinados momentos, no necesitar ni exigir una ayuda constante de los demás.

4.- ACEPTAR LA FRUSTRACIÓN: Aceptar que no podemos tener todo lo que deseamos y que nos pasan cosas que no dependen de nosotros. Es necesario soportar un grado de incomodidad en nuestra vida si queremos conseguir cambios en ella

5.- FLEXIBILIDAD: Ser flexibles a la hora de pensar, abiertos al cambio, tolerante y ver otros puntos de vista de las cosas. No establecer reglas rígidas acerca de uno mismo y de los demás.

6.- ACEPTAR LA INCERTIDUMBRE: Reconocer y aceptar que vivimos en un mundo de incertidumbres y probabilidades, y no de certezas absolutas. Disfrutar con un cierto grado de orden pero no exigir tener el control absoluto del futuro, puesto que esto nos quitaría también lo bueno y fascinante de la espontaneidad.

7.-COMPROMISO EN PROYECTOS CREATIVOS: Estar ocupado en un proyecto o interés creativo (que puede ser un trabajo, una idea, un hobbie), o un compromiso humano (de ayuda, cooperación, solidaridad) que permita dedicar buena parte del tiempo al mismo y estar absortos en su realización.

8.- PENSAMIENTO CIENTÍFICO: Ser objetivo, racional y científico. Capacidad para actuar de manera constructiva, en función de nuestros objetivos y metas a corto y a largo plazo.

9.- AUTO-ACEPTACIÓN INCONDICIONAL: Estar contento de estar vivo y aceptarse a sí mismo por el hecho de estar vivo y tener la capacidad de divertirse. No evaluarse a sí mismo como personas en función de sus éxitos o de la aprobación de los demás, y buscar más disfrutar de la vida que probarse a sí mismo.

10.- ASUMIR RIESGOS: Asumir un grado razonable de riesgos sin ser temerario. Intentar hacer lo que uno quiere hacer, aunque pueda fracasar en el intento.

11.- BÚSQUEDA DEL PLACER EN EL SENTIDO AMPLIO: Buscar tanto los placeres del presente como los del futuro en su justa medida. No dejar de hacer cosas en el presente por temor a un dolor futuro, ni tampoco buscar gratificaciones inmediatas sin tener en cuenta el futuro próximo. Hacer un balance de las ventajas (beneficios) y desventajas (costes) tanto a corto como a largo plazo a la hora de tomar decisiones o realizar determinadas acciones.

12.- NO-UTOPISMO: Aceptar que las utopías son con toda probabilidad, metas que no se pueden alcanzar. Rechazar moverse de manera poco realista en buscar el placer, la felicidad o perfección, o la desaparición absoluta del dolor, el malestar y la infelicidad.

13.- AUTO-RESPONSABILIDAD POR EL PROPIO MALESTAR EMOCIONAL: Aceptar la responsabilidad de la propia vida en lugar de culpar a los demás o a la vida de sus pensamientos irracionales, emociones insanas y conductas autodestructivas.
14- USO DEL SENTIDO DEL HUMOR: El humor puede ayudarnos a no tomarnos las cosas demasiado en serio y a desdramatizar. Ayuda a poner la distancia adecuada.

Conclusión


A modo de conclusión diremos que la TREC y el coaching comparten muchos de sus presupuestos básicos, pero la diferencia fundamental es que la TREC ofrece un modelo mucho más amplio y completo al del coaching, y es esencialmente filosófica.

miércoles, 4 de abril de 2012

TREC y Depresión


Por Francesc Sorribes


El principio central del modelo cognitivo es que las creencias idiosincráticas y distorsionadas de los pacientes deprimidos son importantísimas en el desarrollo y mantenimiento de la sintomatología depresiva, especialmente la tríada cognitiva (Beck 1967) que consiste en una consideración negativa de sí mismo, del mundo exterior y del futuro (Beck y Shaw, 1977). Como señala Beck (1967), los individuos deprimidos por una parte son auto derrotistas, se culpan a sí mismos y se ven como incapaces de ayudarse; pero por otra parte exigen que deben asegurar y controlar los acontecimientos de sus vidas, y se deprimen cuando no tienen este tipo de control absoluto.
Esta paradoja puede explicarse con los constructos de la ansiedad del ego y la ansiedad situacional (Ellis y Grieger, 1986). A menudo, las personas deprimidas tanto tienen exigencias de aprobación y perfeccionismo (ansiedad del ego), como exigencias de comodidad (ansiedad situacional). Ambos tipos de ansiedad pueden estar entremezcladas y reforzarse mutuamente (Ellis, 1987; Lega, 2010). Por ejemplo, si la persona deprimida falla en la tarea suele reforzarse e incrementar la auto condenación ("Soy un fracasado"), lo que le conduce a sentimientos de depresión y ansiedad del ego. A su vez, la persona cree que su ansiedad del ego es insoportable (BTF) lo que le lleva a sentirse más deprimido y a la ansiedad situacional. Ante esto, suele pensar "no puedo con esto; es demasiado difícil" lo que incrementa la depresión al reforzar la auto condenación y la desesperanza.
Cuando en un paciente hay una mezcla de los dos, la depresión es mucho más grave y menos probable que cambie o se beneficie de la terapia.
Como señala Beck (1967, 1976) y Ellis (1962), la depresión está generalmente vinculada con la ansiedad del ego, pero probablemente también con la ansiedad situacional (Ellis, 1987; Lega, 2010), donde estos pacientes ven sus frustraciones y su ansiedad del ego como demasiado horribles e insoportables, lo que a su vez incrementa sus sentimientos de auto devaluación y desesperanza.
Las distorsiones cognitivas de Beck (1967), las bajas dosis de auto refuerzo positivo versus las altas dosis de autocastigo de Rehm (1981), la carencia de refuerzos contingentes positivos de Lewinsohn (1974) y la indefensión aprendida de Seligman (1975, 1981), suelen llevar al individuo a la tristeza y a la decepción, pero no a la depresión, a menos que estén acompañados de una filosofía exigente, dogmática, exagerada, absolutista y grandiosa, descrita por la TREC (Lega, Caballo, Ellis, 2009). Es importante tener en cuenta que existen casos con depresión endógena y donde el elemento irracional es secundario, es decir, deprimirse por estar deprimido y/o estar ansioso por estar ansioso.

martes, 3 de abril de 2012

Mantenerse en la "B" en la TREC



Mike Toohey, M.A.





Parece que cuando la gente piensa en la TREC, evocan una imagen de Albert Ellis con el dedo pulgar y el dedo índice fijando un círculo a la cara de alguien, y diciendo: "¿¿Dónde está la evidencia??"





Por supuesto, las disputas cognitivas son uno de los rasgos característicos de la TREC. Pero no nos olvidemos de la importancia del aspecto conductual. En general, tendemos a usar disputas cognitivas para ayudar a los pacientes intelectualmente a comprender sus pensamientos irracionales, pero las asignaciones de comportamiento realmente parecen ayudar a la internalización de la creencia racional. Después de todo, una declaración común de los pacientes es, "Yo entiendo que lo que estoy diciendo es irracional, pero ¡no estoy conectando con él!" Para nosotros, eso es precisamente donde las asignaciones de comportamiento entran. Es esencial que, una vez que el paciente conoce y entiende la creencia racional, él o ella comienza a comportarse en congruencia con esa creencia. En otras palabras, si un paciente tenía originalmente la creencia de "yo no tengo valor alguno, por haber cometido un error," le pedimos a propósito cometer errores durante el ensayo de la creencia racional, "Sigo siendo un ser humano valioso, incluso si cometo errores". Esta no es la forma con que alguien con la creencia irracional original se comportaría.





Así que no olvidemos que las asignaciones de comportamiento son muy útiles, incluso crucial, para la internalización plena de las creencias racionales. Cada vez que se discute, se intenta asignar una asignación de conducta que es incompatible con la creencia irracional, pero es paralela a la creencia racional. No nos olvidemos de la "B" en la TREC.














































lunes, 2 de abril de 2012

Perfeccionismo y depresión


Creencia Irracional: DEBO conseguir el éxito y sentirme realizado en todo lo que sea importante para mí, de lo contrario, soy una persona carente de valor.

Los seres humanos tendemos a etiquetarnos por una serie de razones. Nos auto-etiquetamos, en parte, porque vivimos en grupo. Como animales sociales, somos muy conscientes de nuestra posición en el grupo social. Nuestro deseo preferencial para el logro y el éxito se debe en parte a nuestra vida social. Esto es normal.

Sin embargo, cometemos varios errores importantes en la búsqueda del éxito. Detrás del deseo está la creencia irracional de la exigencia absolutista de éxito. Cuando esta exigencia no se cumple de acuerdo con tus normas, te consideras una persona con menos valía y después te comparas negativamente con otros. Hace lo que se llama una comparación social ascendente. Identificas a las personas que crees que tienen más éxito y utilizas esta comparación para probarte a ti mismo que eres un fracaso. Comparaciones ascendentes son a menudo una parte de la baja auto-aceptación. De hecho, estás usando esta comparación ascendente, no para motivarte sino para reunir pruebas (pruebas muy defectuosas) para convencerte de que eres un fracasado. En otras palabras, estás haciendo una comparación inadecuada al alza. Lo más probable es que te estés comparando con la gente que de preferencia no debes compararte por nada. Lo más probable es idealizar la gente con la que te comparas, por ser muy exitosa, personas divinas que son de alguna manera intrínsecamente mejores que tú, más afortunados, más inteligentes, etc.

Pero más allá de este punto, es aún más importante la creencia irracional subyacente. La creencia irracional que DEBO, DEBO, DEBO SER PERFECTAMENTE EXITOSO Y ESTAR REALIZADO. Tus comparaciones con otros son un síntoma de esta creencia. Pero recuerda que sólo porque tienes una creencia irracional, eso no te hace un ser humano irracional. Simplemente significa que te mantienes fiel a una idea que es rígida, extrema, ilógica, poco científica y poco práctica, y que te hace sentir miserable. Tu exigencia de éxito y la creencia de que eres un fracasado acaba finalmente produciendo una profecía auto-cumplida. Si te convences que eres un fracaso y no logras lo que ¡DEBES, DEBES! entonces piensas que debes ser un fracasado, por lo que te deprimes y luego evitas asumir riesgos - o más bien, tiendes a evitar equivocarse. Te has convencidos de que a causa de tu creencia irracional eres un desastre en potencia, así que ¿por qué correr riesgos? Pero sólo aprendemos de nuestros errores o de los errores de los demás. Si no hemos cometido errores, no tendríamos nada de los que aprender. Es normal cometer errores y es de hecho deseable, porque podemos examinar nuestros errores y aprender lo que funciona y no funciona.

Sin embargo, cuando se tiene la creencia irracional de la exigencia de logro junto con la auto-condena, terminan saboteando las metas personas de éxito. Te ves como inadecuado para perseguir tus logros, y acabas no haciendo, y por eso tu pensamiento "¡Soy un vago porque no estoy logrando mis metas!" Ves todo lo relacionado con tu trabajo como un error en algún grado y la conclusión de que no das la talla. Y entonces apoyas esta idea loca idealizando a los demás como perfectos y carentes de error ¿Usted está viendo lo circular que es este pensamiento? Si su mejor amigo le habla de errores que ha cometido en su trabajo y tú le dices que es un fracasado, probablemente dejaría de ser tu amigo. Si no te comportas de esa manera con los demás, entonces es igualmente inútil tratarse a uno mismo de esa manera.

Sostener una exigencia irracional de logro es inútil porque si pierdes la motivación de tomar riesgos, evitarás cometer errores y te condenarás cada vez que cometas un error y no aprenderás de los errores. Va más allá de la meta preferencial de los éxitos y logros, y pensarás "¡Qué imbécil que soy por pensar de esta manera estúpida!" Pero es ¡FALSO! ¡FALSO! ¡FALSO! Nunca llegas a ser un idiota o inútil o estúpido ¡NO IMPORTA CUANTOS ERRORES HAGAS!

Ahora aquí está tu tarea: repetirte esta última afirmación 20 veces seguidas, tres veces al día en diferentes horas y utilizar una gran cantidad de energía cuando lo dices. Grita y enfádate cuando lo hagas. Esto es esencial - no te olvides de hacerlo. Entonces haz una lista de algunos de los errores que has realizado, seguido de una descripción de lo que se puede aprender de cada error. Haga un hábito de hacer esto con cualquier error que reconozcas. Escribir en un diario - tu "Diario de sabiduría" - todo lo que se aprende del error.

Albert Ellis

INVESTIGACIONES EN TREC

PRÓXIMO ESTUDIO EN REBT

ESCALA O'KELLY PARA MUJERES
Estudio transcultural y transgeracional de las creencias irracionales de mujeres en relación a distintos ámbitos - familiar, ocupacional, etc.

Más información en http://www.cbtaustralia.com.au/

Baja tolerancia a la frustración y perfeccionismo en los problemas sexuales y de pareja

Sorribes, F.; Lega, L.; Calvo, M.; Trujillo, J. L.

Institut RET

Saint Peter’s College of New Jersey

ABSTRACT

Según la Terapia Racional Emotiva Conductual o TREC (Ellis, 1958), la perturbación emocional y conductual depende en gran parte al mantenimiento de creencias irracionales.

El objetivo de la presente investigación es explorar las relaciones entre diferentes tipos de creencias irracionales (aprobación, perfeccionismo, baja tolerancia a la frustración, condenación global a la persona, catastrofismo) y los problemas sexuales y de relación de pareja. Hemos estudiado una muestra de 146 pacientes provenientes de un centro de psicología y sexología en el noreste de España con distintos diagnósticos clínicos: trastorno de ansiedad generalizada, trastorno depresivo mayor, problemas de pareja, trastorno del deseo sexual inhibido, disfunción eréctil y eyaculación precoz.

Los resultados indican una presencia significativa mayor de perfeccionismo en las personas con problemas de pareja que en aquellos con trastornos de ansiedad generalizada, trastornos depresivos y trastorno de deseo sexual inhibido. La baja tolerancia a la frustración es también significativamente más alta en personas con problemas de pareja más que en individuos con trastornos de ansiedad generalizada y trastornos depresivos.

También se han encontrado una presencia significativa mayor de baja tolerancia a la frustración en personas con problemas sexuales incluyendo: trastorno de deseo sexual inhibido, eyaculación precoz y disfunción eréctil, que en aquellos con trastorno de ansiedad generalizada, y en personas con trastornos sexuales de eyaculación precoz y disfunción eréctil en comparación con individuos con trastornos depresivos.

Estos resultados son consistentes con la teoría de TREC y sus posibles implicaciones para futuras investigaciones y la intervención terapéutica son ampliamente discutidas.

PALABRAS CLAVE: baja tolerancia a la frustración, perfeccionismo, sexualidad, pareja, irracionalidad, Terapia Racional Emotiva Conductual (TREC), ansiedad del ego, ansiedad situacional.

Creencias irracionales en mujeres respecto al rol femenino (muestra española)

José-Luis Trujillo 1, Leonor Lega 2, Francesc Sorribes 1, Montse Calvo 1 y Arturo Heman 3.

(1 Institut RET de Barcelona; 2 Saint Peter’s College (USA); 3 Instituto Mexicano de Terapia Racional Emotiva (Mexico D.F.)).

De acuerdo con Ellis (1955), la irracionalidad en el pensamiento, reflejada en creencias rígidas, dogmáticas y absolutistas, está en la base de las emociones y conductas disfuncionales. Dicha irracionalidad es un factor universalmente presente en el ser humano, y se da en todas las sociedades, culturas y épocas (Ellis, 1976). La “forma” y “contenido” en que esta irracionalidad se manifiesta será un factor importante a tener en cuenta de cara al diseño de técnicas de intervención eficaces. En estudios transculturales se observa la presencia universal de dicho patrón de irracionalidad si bien existen diferencias en cuanto a los contenidos.



El presente estudio se centra en las creencias irracionales que, respecto al rol de género femenino, pueden presentar las propias mujeres. Creencias como “la mujer debe centrarse en la satisfacción del marido”, “si no tengo pareja no soy nadie” o “si no tengo hijos no soy mujer” entre otras, pueden estar en la base de problemas de pareja, soledad, dependencia emocional, violencia de género, etc., y sería de gran utilidad su identificación y reestructuración.



Este trabajo forma parte de una investigación multicultural en la que se vienen evaluando los pensamientos de rol femenino en muestras de mujeres de diferentes países de Asia, Oceanía, America del Norte, America del Sur, y Europa. Presentamos los resultados obtenidos en una muestra de 112 mujeres de Barcelona que rellenaron la versión original de 92 items de la Escala de Creencias sobre Roles de Genero Tradicionales femeninos de O’Kelly (2009).



Los resultados muestran la existencia de irracionalidad en todas las sociedades estudiadas, también en la española, si bien en cada cultura el contenido de la irracionalidad variaba. En la muestra española se halló un factor de irracionalidad en 34 items, y el análisis factorial del total aportó la presencia de tres factores de irracionalidad, a los que podríamos llamar: “Necesito alguien más fuerte que yo en quién confiar”, “Debo de tener familia” y “Tengo que satisfacer los deseos de mi pareja”.



Palabras clave: Irracionalidad, rol femenino, creencias, transcultural, mujeres.

Sexualidad, Adicciones, y Creencias Irracionales

Bertacco, M.; Sorribes, F.; Mas-Bagà, M.

Presentado en el VI International Congress of Cognitive Psychotherapy Rome (Italy), 19th-22nd June 2008 y en el X Congreso Nacional de Sexología celebrado en León del 17 al 20 abril del 2008.

ABSTRACT

A pesar de haber una postura académica controvertida acerca de lo que es el concepto de adicción sexual, la investigación en este área sigue aumentando cada vez mas (Goodman, 1992). Basándonos en la Terapia Racional Emotiva Conductual (Ellis, 1977), la presente investigación intenta explorar las posibles relaciones entre distintos constructos psicológicos importantes (por ejemplo, autoestima, auto-eficacia, y alexitimia), actitudes/conductas sexuales y pensamientos irracionales o disfuncionales. Con esta finalidad, hemos administrado un cuestionario a 51 pacientes del centro para el tratamiento de las drogadicciones “CAT-Barcelona”. En acuerdo con las hipótesis iniciales, los resultados evidencian unos patrones de correlaciones específicas entre pensamientos irracionales, problemas sexuales y variables relacionadas con la autoestima. Por lo que concierne a las adicciones, se destaca (a) una asociación positiva entre alcoholismo y adicción sexual, y (b) una asociación negativa entre heroína y satisfacción sexual. En las conclusiones se discute los límites de la presente investigación así como las posibles implicaciones para futuras investigaciones.

Journal of Rational Emotive & Cognitive-Behavior Therapy

REESTRUCTURANDO METAFÓRAS: USANDO EL REPLANTEAMIENTO MENTAL EN EL ENTRENAMIENTO COGNITIVO

Kasper Assing Smith

Journal of Rational-Emotive & Cognitive-Behavior Therapy. Vol. 26. Nº 1. pág. 16-29. Marzo 2008.

ABSTRACT: Este artículo subraya los diferentes aspectos de tratamiento con metáforas en el entrenamiento cognitivo. Éste se focaliza en la conexión entre la metáfora, el lenguaje y la percepción. Las metáforas son una íntima parte de las múltiples expresiones lingüísticas. El entrenamiento es una interacción verbal estructurada que implica el intercambio de metáforas entre un paciente y un entrenador. La literatura del entrenamiento cognitivo se concentra principalmente en las técnicas que ayudan a los pacientes a encontrar lógicas inconsistencias en su pensamiento. Tales técnicas han probado ser muy de ayuda, pero no todos los pacientes tienen la habilidad de beneficiarse de la tradicional disputa racional. En estas situaciones el entrenador puede usar otra técnica, la cual deriva de principios cognitivos. La primera parte del artículo se focaliza en los aspectos teóricos de la metáfora como expresión lingüística mientras que la segunda parte se dirige a un caso específico. Las técnicas sugestivas en cómo reestructurar las metáforas son descritas en conexión con el caso.

LA DISPUTA RACIONAL-EMOTIVO Y EL MODELO DE PERONALIDAD DE LOS 5 FACTORES:

Shawn Blau
Sacred Herat University, USA

J. Ryan Fuller
Thomas P. Vaccaro
St. John’s University & The Albert Ellis Institute, USA

Journal of Rational Emotive & Cognitive-Behavior Therapy, Vol.24, No.2, 2006

ABSTRACT: Este estudio investiga la relación entre los tres tipos de disputas usadas en Terapia Racional Emotiva Conductual (TREC), y los cinco dimensiones de personalidad del Modelo de los 5 factores de personalidad. Una muestra de 194 sujetos fueron evaluados por las tres categorías de disputas de la TREC usando el Inventario de Eficiencia Emocional de Ellis (EEEI), y los cinco factores de personalidad usando el NEO-Five Factor Inventory (NEO-FFI). La disputa sobre el “catastrofismo” correlacionaba negativamente con Neuroticismo. La disputa de “autocondena” correlacionaba positivamente con las dimensiones Extraversión y Conciencia. La disputa de la “baja tolerancia a la frustración” correlacionaba positivamente con Amabilidad y Apertura a la Exeperiencia. Las implicaciones en la práctica de la TREC fueron discutidas.

CONCLUSIONES: Personas con alto Neuroticismo les ayuda la disputa del “catastrofismo”; personas con baja Extraversión y Conciencia les ayuda la disputa de “autocondena”; y personas con baja Amabilidad y Apertura a la Experiencia les ayuda la disputa de la “baja tolerancia a la frustración”.

Neuroticismo (N, neuroticism). Es la dimensión que contrasta el ajuste o estabilidad emocional con el desajuste o inestabilidad.
Extraversión (E, extraversion). Esta dimensión incluye la sociabilidad aunque ésta es sólo un componente de esta dimensión.
Apertura a la experiencia (O, openness). La imaginación activa, la sensibilidad estética, la atención a las vivencias internas, gusto por la variedad, curiosidad intelectual e independencia de juicio.
Agradabilidad (A, agreeableness). Refleja tendencias interpersonales. En su polo positivo, el individuo es altruista, considerado, confiado y solidario. En su polo opuesto el individuo es egocéntrico, escéptico y competitivo.
Conciencia (C, conscientiousness). Esta dimensión tiene sus bases en el autocontrol, no sólo de impulsos sino que también en la planificación, organización y ejecución de tareas.

CREENCIAS IRRACIONALES Y AUTOACEPTACIÓN INCONDICIONAL

Martin F. Davies
Goldsmiths University of London, UK

Journal of Rational Emotive & Cognitive-Behavior Therapy, Vol.24, No.2, 2006

ABSTRACT: En un studio de 102 adultos no clínicos, las relaciones entre las medidas de creencias irracionales, autoaceptación incondicional, autoestima y las 5 dimensiones de personalidad fueron investigadas. Como era esperado, la autoaceptación incondicional correlacionaba altamente con la autoestima. En la línea de la TREC, los sujetos que puntuaban alto en autoaceptación incondicional marcaban bajo en creencias irracionales. La Autoaceptación incondicional correlacionaba negativamente con Neuroticismo pero no con las otras 5 dimensiones de personalidad. Las creencias irracionales correlacionaban positivamente con Neuroticismo y negativamente con Apertura. Los análisis factoriales de la escala de autoaceptación incondicional no mostró una simple estructura unidimensional. Una versión revisada de la escala comprende estos ítems que no daban peso al factor autoestima lo que produjo una medida más pura de la autoaceptación incondicional que no correlacionaba significativamente con la autoestima. Los resultados tienen implicaciones para investigar la autoaceptación incondicional en los estudios sobre los resultados terapéuticos.

Google+